Las crisis convulsivas  son la manifestación de una desorganización súbita y abrupta de la actividad cerebral, se pueden presentar como consecuencia de una lesión aguda (traumatismos, hemorragia intracerebral) o bien dentro del contexto de la Epilepsia. Cualesquiera sea el caso se debe saber cómo reaccionar frente a ellas, para disminuir el daño secundario.

Por lo que te recomendamos:

  • Mantén la calma!!!!!!
  • Toma nota del inicio de la crisis, la duración es muy importante.
  • Coloca al paciente recostado y en posición lateral (de lado).
  • Evita que se golpee; coloca algún objeto blando bajo su cabeza, si no hay tal utiliza tu muslo como “almohada”, libera el espacio alrededor.
  • No introduzcas ningún objeto en la boca, podrías dañar a la persona al intentar introducirlo o si este se rompe dentro, podría aspirarlo a vía aérea (laringe o tráquea) y obstruirla.
  • No intentes dar respiración boca a boca o masaje cardiaco a no ser que tengas la capacitación necesaria, podrías causar daño.
  • Pide ayuda.
  • Al terminar el evento, permite que el paciente se recupere, es normal que permanezca dormido o somnoliento; si intentas despertarlo se mostrara desorientado y con lenguaje lento. También puede haber dolor de cabeza, nausea o vomito.
  • Habitualmente las crisis no duran más de 3 minutos, mantén la calma!